Desde las 17h, Rd5 del CECLUB DH, con el enfrentamiento entre los dos primeros de la clasificación Escola d'Escacs y Sestao.

viernes, 28 de abril de 2017

¿Sagas?

Ayer, un medio local (tampoco hay tantos, ¿no? 😂 ) reflejaba algunos aspectos de los JDN Individuales disputados esta pasado fin de semana y de los que nosotros ya informábamos aquí y aquí).
Iba leyendo la noticia, cuando llegué a la parte que queda reflejada en la imagen anterior "Quien más parentescos aportó fue Oberena, pues hasta cinco sagas se dieron cita en las finales". ¿Sagas?
Me quedé un poco perplejo. 
A mi cabeza vinieron los recuerdos de historias tipo "El padrino", donde se narran las vicisitudes de varias generaciones de una familia. Más recientemente, y de manera que supongo más familiar para mucho de nuestros jóvenes lectores, el término se ha relacionado con otros relatos novelescos o cinematogáficos de carácter épico: las sagas de "El Señor de los Anillos" (algún día os tengo que contar una anécdota sobre esto) o de "Star Wars".
En caso de duda, acuda a la RAE y sí, allí encontré confirmación de mi intuición...aunque también alguna otra acepción del término y es que esto del lenguaje es casi infinito...pero lo de saga como conjunto de hermanos parece, más bien, una licencia poética.
En cualquier caso, y ya puestos a ello, el periodista se queda un poco corto en la apreciación. En primer lugar comenta 5 y yo cuento 6. Pero es que a los ya mencionados en el artículo, habría que añadir, por mantener la nomenclatura del artículo, a los Riezu Resano (Laura y Javier) y a los Atipov Hadzhiev (Cristian y Sofya). También, aunque, quedaron un tanto asimétricos, porque los Sub16 se habían celebrado antes, a los Fernández Villameriel (Lucía y Jorge). Por cierto, estos 9 conjuntos de hermanos, representan, al menos en mi conocimiento, a todos lo hermanos de esas familias, lo que sí tiene su punto anecdótico (¿sagas completas?😂).
Quede constancia de todo esto porque, como decía una de nuestras entusiastas madres (hay que serlo para seguir la enorme actividad que nuestros jóvenes despliegan), al no aparecer citados sus chavales: ¡A ver cómo justificó yo ahora a mi familia donde pasamos los fines de semana! 😂.
No es que no fuera consciente de todo esto in advance. Si no solo tenemos en cuenta a los que han alcanzado finales, sino a todos los participantes, que corretean (literalmente) durante la semana por la Sección, nos iríamos a números estratosféricos.
Para lo que sí me ha dado para reflexionar, es que haciendo memoria sobre mi otra vida ajedrecística, la que tuve hace unos 40 años (¡qué barbaridad!), es que mi club de origen también estaba compuesto de muchos hermanos. Y es que, al menos en determinados nichos, el ajedrez parece ser una cuestión muy familiar.
Sirva este pequeño entremés, para homenajear a todos nuestros padres y madres que tanto se implican con nosotros.

No hay comentarios: